català | español | english

Historia

Menorca ha estado desde siempre ligada a la ganadería y a la producción del queso, incluso en la prehistoria, tal como corroboran restos de utensilios de cerámica del año 3000 a.C., utilizados para su elaboración. Tanto griegos, como cartagineses y romanos se abastecían de la carne y del queso menorquines. Más adelante, durante la invasión islámica se exportaban la leche y el queso a las costas africanas.

Desde la dominación inglesa e incluso antes, el puerto de Maó fue la pieza clave del comercio con Oriente. En las actividades comerciales de exportación, las autoridades navales añadían a los productos la palabra “Mahon” para indicar la procedencia de los mismos, de ahí la propia denominación de origen del “Queso Mahón”. Tal denominación geográfica fue establecida legalmente el año 1985 a los quesos de vaca elaborados en la isla de Menorca que cumplían con los requisitos de producción, elaboración y maduración exigidos por el Consejo Regulador de dicha denominación.

Después de la guerra civil, en el año 1939, Josep Cardona conocido como “Bep de Torralba” y su familia, fundaron “Quesos Torralba”, un pequeño negocio familiar en el centro del pueblo de Alaior, en la calle Sa Bolla. Junto a la casa donde residían, poseían un local donde almacenaban el queso que, una vez madurado, vendían a la empresa láctica “El Caserio” y a diversas tiendas a lo largo de la isla de Menorca y la de Mallorca. El queso era elaborado por los payeses de las fincas de la zona. Bep se dedicaba al intercambio de víveres con dichos payeses: les ofrecía aceite, sal, azúcar y tejidos a cambio de pavos, leche, queso, patatas, tomates y otros alimentos que ellos mismos habían cultivado en sus tierras.

Poco a poco, el negocio de maduración y venta de los “Quesos Torralba” fue creciendo y los clientes fueron cada vez más numerosos. Debido a la necesidad de más espacio donde madurar todos los quesos, el año 1964 la familia de “Bep de Torralba” traspasó su negocio a un almacén más grande, que contaba con zonas más secas donde instalar cavas que asegurasen la conservación de las cualidades del queso. Ése almacén estaba ubicado en la Carretera Nova, que es donde aún podemos encontrarlo actualmente. Desde entonces hasta ahora, ha pasado por las manos de dos generaciones más. Primero, a cargo del hijo de Bep, Jaume Cardona y actualmente a cargo de su nieto, Nicolau Cardona.



historia logo Torralba Nicolas Cardona